Inicio / Colombia / Bogotá: Capital del turismo LGBT

Bogotá: Capital del turismo LGBT

A contracorriente de décadas de mala prensa, Colombia goza actualmente de una merecida reputación como lugar de vacaciones. A ello han contribuido los elogios de periódicos de todo el mundo y guías de viaje de alto nivel, así como las campañas publicitarias del Ministerio de Turismo colombiano. La feria internacional de turismo FITUR eligió a Colombia como el mejor destino de turismo LGBT en 2017.

A medida que el mundo se despierta a las alegrías que ofrece el país, las empresas de Bogotá y el gobierno local están empezando a promover la ciudad como destino turístico LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y transexuales). Desgraciadamente, la LGBT Confex -un foro para profesionales del turismo y los negocios LGBT que iba a celebrarse en Colombia por primera vez este mes- se canceló en el último momento sin apenas dar explicaciones.

Pero, ¿qué significa el turismo LGBT, por qué vale la pena promoverlo y qué puede ofrecer Bogotá? Este artículo también explica cómo pasar unas vacaciones LGBT seguras y cómodas en Colombia, y proporciona algunos enlaces útiles al final.

¿Qué es el turismo LGBT?

Algunos podrían cuestionar por qué en 2017 es necesario utilizar etiquetas como turismo LGBT. Sin embargo, hay factores claros de distinción.

Los intereses y gustos de las personas LGBT son, por supuesto, tan diversos como los de cualquier otra persona. Los sitios web de viajes dirigidos a esta comunidad tienden a hacer hincapié en la cultura, la gastronomía, las compras y las playas, además de la obvia, pero no necesariamente fundamental, «escena gay».

Las estadísticas de Estados Unidos sugieren que las lesbianas y los gays viajan al extranjero con más frecuencia que los heterosexuales y que, por término medio, las parejas del mismo sexo tienen mayores ingresos disponibles. Felipe Cárdenas, de la Cámara de Comercio LGBT de Bogotá (CCLGBT), una organización que forma y certifica a los negocios como LGBT-friendly, entre otras cosas, sostiene que estos factores hacen que los turistas LGBT sean más exigentes en sus elecciones. Dice que son «expertos en filtrar sus opciones, […] tienen altos estándares como consumidores».

Una característica que define al turismo LGBT -y que puede influir enormemente en las elecciones de viaje- es el deseo de sentirse seguro, cómodo y respetado. En pocas palabras, pasar unas vacaciones libres de discriminación. Esto incluye el derecho legal a ser abiertamente LGBT en el país de destino, así como las actitudes sociales del mismo.

Como dice John Tanzella, de IGLTA -una red internacional para la industria del turismo y los viajeros LGBT-, los turistas LGBT dan mucha importancia a «encontrar empresas y destinos que les traten con igualdad y les den una cálida bienvenida. No quieren sentirse incómodos o peor».

Los viajeros LGBT no son necesariamente menos aventureros en sus gustos, pero los destinos que ofrecen un entorno seguro tienen una clara ventaja para atraerlos. Más de 70 países siguen penalizando la actividad homosexual y nadie quiere que le nieguen una habitación doble, y mucho menos que le detengan -por no hablar de que le ejecuten- por compartir la cama con su pareja del mismo sexo. Muchas personas transgénero tienen documentos de viaje que no coinciden con su identidad de género, y cuestiones prácticas como el acceso a aseos unisex son importantes para los turistas trans.

Entonces, ¿qué ofrece Bogotá?

En otros lugares de Colombia, la IGLTA recomienda la «historia y la arquitectura» de Cartagena, y la CCLGBT sugiere Medellín para la vida nocturna y la moda, así como Barranquilla como destino LGBT emergente.

Pero Tanzella dice que Bogotá destaca por su «comida y vida nocturna gay». La ciudad alberga un próspero ambiente gay, el mayor del país. Está centrado en Chapinero, donde el gigantesco Theatron es una visita obligada para los heterosexuales y los LGBT por su barra libre y su variedad de géneros musicales con más de una docena de «ambientes» distintos. Otras discotecas populares como El Mozo y Cavú se complementan con locales diurnos más relajados como el Café Estación y El Recreo de Adán, donde se pueden combinar los cócteles con los juegos de mesa, descansar en pufs y cantar en el karaoke. También hay una ruta de bares LGBT que recorre tres locales de Chapinero.

La «escena gay» no es ciertamente del gusto de todos los viajeros LGBT, pero -como señaló un turista gay- su existencia en una ciudad es un indicador tranquilizador, aunque no tenga interés en sí mismo.

El Instituto Distrital de Turismo (IDT) oficial de Bogotá también ofrece consejos específicos para el turismo LGBT, como qué zonas son LGBT-friendly y otras actividades recreativas. Citan el centro de Chapinero, la Zona Rosa y el Parque 93, la Zona G, Usaquén, Teusaquillo y la Avenida Primero de Mayo como barrios LGBT-friendly. El IDT también destaca los parques y el campo de los alrededores de Bogotá y actividades como la ciclovía semanal y los populares mercadillos, galerías de arte y festivales de música.

En cuanto a los demás ingredientes clave -gastronomía, historia y cultura, compras-, la capital colombiana cuenta con una gran cantidad de opciones. La escena de los restaurantes ha avanzado enormemente en los últimos años y sigue diversificándose. La Zona G es el corazón gastronómico de Chapinero, con restaurantes de primera calidad de todo el mundo. La Macarena, Usaquén y La Candelaria también son conocidos por su cocina.

En cuanto a las compras, abundan los centros comerciales, y visitar uno de ellos podría considerarse incluso una experiencia cultural, dada su enorme popularidad entre los lugareños. Los más modernos y de alto nivel son Andino, Unicentro y Titán Plaza.

Los aficionados a la historia estarán encantados con la arquitectura colonial de La Candelaria, así como con los museos de categoría mundial, como el impresionante Museo del Oro, repleto de objetos de oro precolombinos. La ciudad cuenta con una gran cantidad de galerías de arte (la colección de Botero es especialmente suculenta), así como teatros y locales de música.

En cuanto a los hoteles, si bien La Candelaria cuenta con una serie de hostales y hoteles boutique, Chapinero y Teusaquillo están mucho mejor situados, y siguen estando a poca distancia del centro histórico. Chapinero es una buena apuesta para aquellos interesados en la vida nocturna, la comida, las compras, las saunas y en sentirse un poco más relajados. Es donde se encuentran la mayoría de los bares gay y la zona donde es más probable ver a parejas del mismo sexo cogidas de la mano por la calle.

Los eventos LGBT también aumentan en número y se diversifican. El Fin de Semana del Orgullo, que incluye una marcha a lo largo de la séptima, se celebra cada año en junio o julio, cuando también hay multitud de drag queens en el Miss Gay Internacional de Theatrón. En agosto se celebra el festival de «teatro rosa» de Barraca Teatro, y en septiembre la Cinemateca Distrital acoge un ciclo anual de cine LGBT. Kuir Bogotá explora el género y la sexualidad a través del arte y el cine en noviembre.

El CCLGBT ve un gran potencial, y describe a Bogotá como «sin duda la capital emergente del turismo LGBT en América Latina, con su gran oferta de entretenimiento diurno y nocturno en locales [específicamente LGBT] y LGBT-friendly… alojamiento, gastronomía, arte, cultura, compras y un excelente tipo de cambio».

Seguridad y comodidad

Ser LGBT en Colombia está, por supuesto, lejos de ser del todo color de rosa. Las demostraciones públicas de afecto entre parejas del mismo sexo son poco comunes en la mayor parte de Bogotá, y salir del armario ante familiares y colegas no suele ser fácil para los colombianos LGBT, que se preocupan por la discriminación. Las actitudes están cambiando en esta sociedad tradicionalmente conservadora y machista. La concienciación pública sobre las cuestiones LGBT es baja, pero está aumentando, según la Secretaría Distrital de Planeación, al igual que la aceptación de la comunidad. Casi tres cuartas partes de los hombres que respondieron a una encuesta reciente de la aplicación de redes sociales para homosexuales Grindr dijeron que habían salido del armario con sus padres, y la mayoría de ellos dijeron que sus padres aceptaban ahora su sexualidad.

Los delitos de odio ocurren, como en todas partes, pero existen mecanismos para denunciarlos y son ilegales. Las denuncias de agresiones homófobas a turistas son difíciles de encontrar y existe una policía turística especializada. Lamentablemente, los activistas LGBT han estado entre las víctimas de ataques contra defensores de los derechos humanos en los últimos años. No obstante, las actuales administraciones nacional y del distrito capital persiguen activamente políticas favorables al colectivo LGBT -incluido el lema «En Bogotá se puede ser»- y ser abiertamente LGBT en Bogotá es, al menos anecdóticamente, más común y más fácil que en las grandes ciudades de los países andinos y centroamericanos vecinos.

El conocimiento de las cuestiones transgénero y las instalaciones para los turistas trans van un poco a la zaga, pero aquí las cosas también están cambiando. Hace unos años se facilitó a los colombianos transexuales el cambio de sexo en sus documentos de identidad, y la concienciación ha aumentado recientemente con las medidas de la Universidad del Externado, de las que se ha informado, para introducir baños unisex.

La organización de derechos humanos OIDHACO recuerda que los Acuerdos de Paz de La Habana del año pasado -que pretenden poner fin a décadas de conflicto entre el gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC- contienen el compromiso de «atender la prolongada desigualdad de la población lesbiana, gay, bisexual, transgénero e intersexual».

Para mayor tranquilidad, la CCLGBT cuenta con un directorio de empresas amigables con el turismo LGBT, incluyendo hoteles, que los potenciales visitantes pueden consultar en su sitio web.

¿Por qué quieren las ciudades atraer a los turistas LGBT?

La «libra rosa» (el poder adquisitivo relativamente alto del colectivo LGBT) debe tener cierta influencia, y el objetivo de una campaña de promoción es atraer el dinero de los turistas. Pero es demasiado cínico sugerir que ésta es la única motivación. Los «dólares de Dorothy» podrían beneficiar a la economía de cualquier ciudad, pero no vemos campañas oficiales de Moscú o Teherán, por lo que debe haber algún compromiso ideológico. De hecho, en comparación con otras naciones latinoamericanas, Colombia -y en particular Bogotá- tiene un historial respetable en lo que respecta a la legislación sobre derechos LGBT y a las sentencias judiciales, a pesar de los actos de violencia contra miembros de la comunidad LGBT durante los largos años de conflicto interno en Colombia. Las leyes contra la discriminación se han ido reforzando desde 1999, las parejas del mismo sexo pueden casarse en el país desde 2016 y los legisladores han votado recientemente en contra de una moción para celebrar un referéndum destinado a derogar el derecho de las parejas del mismo sexo a adoptar. Se podría decir que las autoridades de la ciudad están tratando de capitalizar una cultura que creció por sí sola. Tanzella menciona una serie de «lugares inesperados» -como Sudáfrica, Israel y Japón- donde el turismo LGBT ha crecido en los últimos años. Dice que las iniciativas oficiales para atraer a este colectivo suelen empezar «con los esfuerzos de los empresarios y luego atraen la atención de los gobiernos municipales».

Puede interesarte

Colombia intenta una rebaja fiscal para atraer a los turistas extranjeros

En abril, el gobierno colombiano aprobó un nuevo decreto que elimina el impuesto sobre el …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.