En Cartagena, Colombia, surge un destino turístico de moda

El paseo por las calles irregulares y abarrotadas del barrio del Centro de Cartagena tiene un ritmo especial. Tal vez sea el ritmo de los tambores afrocolombianos que salen todas las noches de la Plaza de Bolívar, el alegre paso de los coches de caballos por el adoquinado o la música de salsa que emana de una fila tras otra de nuevos y elegantes hoteles, tiendas y restaurantes. Cuando los españoles la establecieron hace 500 años, este puesto fortificado del Nuevo Mundo era un poco menos exuberante, con su exceso de iglesias, conventos y hogares piadosos de colonos de alta alcurnia. Incluso un viajero en el tiempo cartagenero de hace 10 años se asombraría al encontrar su barrio monótono y descuidado restaurado a su opulencia original y repintado como un sueño en tecnicolor. Para los forasteros, una década parecería una transformación rápida, pero ha sido larga para la industria turística colombiana, que aún se está sacudiendo el legado de las FARC y del narcotráfico. No sólo ha hecho falta tiempo, sino también la aparición de un nuevo estilo de viajero caribeño, más interesado en el descubrimiento culinario y las experiencias urbanas que en el todo incluido y el ocio en la playa. Ahora, con la historia reciente de Cartagena borrosa en el retrovisor de la jet set, esta ciudad fresca y cultivada se ha convertido en uno de los lugares más de moda.

Alójese en:

Sofitel Legend Santa Clara

Su ubicación en un antiguo convento de 400 años no hace más que aumentar el encanto del original hotel de lujo de Centro. Si uno va en cualquier dirección, se topará con una reliquia de la orden de las monjas clarisas, que en su día se enclaustraron de por vida entre los muros del convento. El bar de cócteles era el foso del coro; la sala de descanso, el campanario y la bodega, el despacho de la madre superiora. Cuatro suites rinden homenaje a los artistas modernos colombianos, como Fernando Botero, cuyas pinturas originales de mujeres con figuras exageradas adornan las paredes de su suite homónima. La más reciente rinde homenaje al difunto Enrique Grau. Sus esculturas de pájaros maria-mulata son un símbolo muy repetido de Cartagena. Una sección del hotel está dedicada a Gabriel García Márquez, el difunto escritor cuya casa familiar está justo al lado. En 1949, mientras trabajaba como reportero, Márquez asistió a una excavación de la cripta del convento y, dentro de un ataúd centenario, vio una cascada de 20 metros de pelo de cobre aún brillante. Casi 50 años después, escribió Del amor y otros demonios, la historia ficticia de esa musa etérea. No es de extrañar que tanto los huéspedes como los lugareños acudan a disfrutar de la historia del hotel, junto con el almuerzo en el exuberante patio, los legendarios mojitos de El Coro y los tártaros preparados en el 1621, uno de los mejores restaurantes de la ciudad. Habitaciones a partir de 600 dólares la noche. Carrera 8 nº 39-29; sofitel.com.

Comer y beber

La Vitrola

La propietaria original, María Josefina Yances, convirtió su antigua taberna en un refugio para la cultura de Cartagena en 1983. Artistas, escritores, políticos y reinas de la belleza cenaban, bailaban y bebían toda la noche entre sus sagradas paredes. Incluso ahora, transformado en un elegante bistró francés, conserva su ambiente festivo gracias a la combinación de muebles tropicales de época, música latina en directo y un bullicioso servicio de mesa de guante blanco, al tiempo que sigue atendiendo a la flor y nata de la sociedad colombiana. Los sobrinos de Yances abrieron un homenaje a su tía fallecida. La Cocina de Pepina, en el vecino barrio hipster de Getsemani, sirve comida costera. A pesar de su discreta ubicación, las seis mesas de Pepina son de las más calientes de la ciudad. La Vitrola: Carrera 2 No. 33-66 / La Cocina de Pepina: Calle 25 No. 10B-6.

Carmen

Este restaurante cumple con todos los requisitos de estilo, desde su patio bajo con palmeras hasta su decoración revivalista de los años setenta. Pero ahí acaba el roce con la familiaridad. En el menú, la chef Carmen Angel prepara ingredientes con sabores exóticos, como el ceviche laminado, cortado con humo de coco, algas dulces y copoazú (una fruta amazónica relacionada con el cacao). Sus croquetas, elaboradas con yuca y el azafrán achiote, tienen un centro líquido de foie gras y trufa negra. Calle 38 nº 8-19.

Tienda

Calle 35

El movimiento de las tiendas conceptuales, agrupadas alrededor de la principal arteria comercial, ha despegado y estas tiendas multimarca son los mejores lugares para conseguir un souvenir. Dom, para encontrar bolsos con estampados alegres y accesorios de gran tamaño; la tienda está compuesta exclusivamente por diseñadores colombianos. Agua de León vende trajes de baño y tocados esculturales que harían las delicias de Frida Kahlo. Y El Centro Artesano trabaja directamente con artesanos indígenas para producir prendas de vestir y decoración para el hogar de moda (pantallas de lámparas de ratán, sombreros vueltiao y caftanes boho-chic), al tiempo que proporciona a sus artesanos educación empresarial y microfinanciación. Santo Domingo: Carrera 3 nº 33-70; stdom.co; Agua de León: Calle 35, Plaza Santo Domingo; El Centro Artesano: Carrera 6 No. 36-121; elcentroartesano.com.

Loto del Sur

Esta marca de belleza elabora exquisitos productos totalmente naturales con ingredientes autóctonos colombianos. Sus artículos de culto incluyen deliciosos exfoliantes corporales a base de cacao, caña de azúcar y sal de mina, así como sprays de lino con fragancias como agua de naranja y verbena. Para un regalo oportuno, compre una pastilla de jabón Café Arábico, elaborada con los granos por los que el país es famoso y empaquetada en su propia mini bolsa de arpillera. Carrera 5 nº 34-37; lotodelsur.com.

Ketty Tinoco: Ketty Tinoco lleva fabricando su inconfundible marca de ropa de lino desde 1983. Aunque sus diseños comenzaron como una respuesta práctica al calor ecuatorial, desde entonces han evolucionado hasta convertirse en una declaración mucho más amplia. Sus guayaberas, la camisa blanca de trabajo habitual de los hombres, se han reinventado en una gama de colores (combínalas con un sombrero blanco de toquilla al estilo panameño para conseguir un efecto completo). Los conjuntos femeninos blanco sobre blanco de Tinoco también han evolucionado, con apliques de texturas ornamentales dignos de ocasiones formales. Además, muchos de los básicos para adultos están disponibles en adorables minis para niños. Carrera 3 nº 33-01.

Secretos locales

Enrique Grau

Aunque Enrique Grau (1920-2004) es posiblemente el artista más importante del país, es poco conocido fuera de América Latina (piénsese en él como el Diego Rivera de Colombia, pero sin el marxismo). Nacido en el seno de una familia acomodada, utilizó su talento y su posición para subrayar las injusticias cometidas contra los indígenas y los afrocolombianos durante la época colonial. Pero su obra, impregnada del realismo mágico y el colorido tan característico de América Latina, también capta la hermosa sencillez de la vida cotidiana. Grau cofundó el Museo de Arte Moderno de Cartagena en un antiguo almacén de armas colonial, donando gran parte de su colección de arte personal. Museo de Arte Moderno: Calle 31 nº 69b69; mamcartagena.org.

Viajes de lujo singulares

Sea cual sea su interés turístico, este operador turístico personalizado le emparejará con un guía especializado: un artista en activo para las visitas a galerías, un estilista local para las compras. Pero el verdadero privilegio es conseguir una invitación para volver a Casa Singular. Mientras que los turistas rara vez pueden echar un vistazo al interior de las casas de la élite cartaginesa que ha restaurado el casco histórico, el codirector de Singular, Ricardo Hernández, ha mantenido esta propiedad tal y como habría aparecido en la década de 1950, con muebles y obras de arte originales. Contacto: +57-5-664-0736; singularltd.com.

Islas del Rosario: Cartagena no es un destino de playa propiamente dicho, pero los habitantes y turistas que deseen vivir una experiencia caribeña completa pueden reservar una excursión de un día a una de las cercanas Islas del Rosario. Se dice que la cadena de 30 islotes se asemeja al rosario y recibe su nombre en consecuencia. Diríjase a uno de los cayos más grandes, como Isla Grande, que ofrece instalaciones de día, comida y bebidas. En el trayecto en lancha rápida, puede pasar por la isla privada del Presidente o por el micro islote donde Botero tiene su casa.

Puede interesarte

Los hoteles de Bogotá que han ganado premios mundiales.

Colombia es un país que ha sido premiado por su turismo y contra viento y …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *