Los «hipopótamos de la cocaína» de Pablo Escobar acechan cerca de la escuela en Colombia, ingresan al patio: «Las madres se asustan»

En su tierra natal en África, son responsables de más muertes humanas que casi cualquier otro animal, pero en Colombia, los hipopótamos se han convertido en miembros queridos de la comunidad local y en una atracción turística. Sin embargo, en un pueblo cercano a la ciudad de Medellín, este legado del difunto narcotraficante Pablo Escobarplantea cada vez más un problema, y ​​los expertos creen que pronto puede volverse mortal.

Recientemente, uno de los llamados «hipopótamos de la cocaína» irrumpió en el patio de una escuela en Doradal con alumnos y padres presentes. «Las madres se asustan cuando ven un animal de ese tamaño», dijo a la AFP la maestra Dunia Arango.

Esta vez, el invitado no invitado masticó algunos árboles frutales antes de irse a los campos adyacentes. Pero una gran cantidad de hipopótamos se ha instalado en un lago a solo 20 metros de la escuela.

“Hay unos 35 niños jugando que podrían acercarse a ellos y provocar una tragedia”, dijo David Echeverri, funcionario de la autoridad ambiental local.

COLOMBIA-ANIMAL-HIPPO-ESCOBAR
Los hipopótamos, descendientes de una pequeña manada introducida por el capo de la droga Pablo Escobar, se ven en la naturaleza en un lago cerca del parque temático Hacienda Nápoles, que alguna vez fue el zoológico privado de Escobar, en Doradal, Departamento de Antioquia, Colombia, el 19 de abril de 2019. 2023.

RAÚL ARBOLEDA/AFP vía Getty Images


“Si bien pueden parecer muy tranquilos, en cualquier momento, dado su comportamiento altamente impredecible, pueden atacar, como ha sucedido antes”, agregó.

John Aristides, de 33 años, recuerda muy bien aquella tarde de octubre de 2021 cuando pescaba a la orilla de un riachuelo cuando un hipopótamo “se abalanzó sobre mí y me golpeó en la cabeza con los labios”.

Se resbaló tratando de escapar y fue mordido en el brazo.

“Me agarró y me tiró dos metros”, agregó. «No me arrancó el brazo porque tienen los dientes muy anchos».

Pero Aristides aún pasó un mes en el hospital recuperándose.

Eso es lo más cerca que ha estado Colombia de un encuentro fatal pero «si no hacemos nada, entonces esperamos tener miles de hipopótamos dando vueltas» en el futuro, dijo Echeverri, quien hace dos semanas enterró un hipopótamo que había sido golpeado. por un conductor

Después de que el rey de la cocaína Escobar fuera baleado por la policía en 1993, su rancho privado y su colección de animales exóticos, incluidos los hipopótamos, quedaron a la naturaleza en un área de abundante vegetación y donde no hay depredadores.

La periodista independiente Audrey Huse, quien vive en Colombia desde hace ocho años, le dijo a CBS News que en la década de 1980, Escobar importó solo cuatro hipopótamos. El número de hipopótamos se disparó y ahora hay alrededor de 160 de las bestias de dos toneladas deambulando libremente por esta parte del noroeste de Colombia.

«Debido a que no tienen depredadores naturales aquí, como lo harían en África, la población está en auge o está afectando el ecosistema local», dijo Huse. «Debido a que son animales tan grandes, consumen cantidades considerables de pastizales y producen una gran cantidad de desechos, que luego envenenan los ríos».

El resultado es que los hipopótamos terminan matando peces y amenazando especies endémicas como manatíes, nutrias y tortugas, dijo.


Los hipopótamos de Pablo Escobar siguen multiplicándose y Colombia no sabe cómo detenerlo

05:41

Un estudio de la Universidad Nacional estimó que la población local de hipopótamos podría aumentar a mil para 2035.

Los biólogos dicen que la fauna local, como el manatí, clasificado como una especie en peligro de extinción por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, ha sido desplazada.

El año pasado, el Ministerio del Medio Ambiente declaró a los hipopótamos como una «especie invasora», lo que abrió la puerta a una posible matanza, una de las varias soluciones que se buscan para el problema potencialmente creciente.

El pescador Álvaro Díaz, de 40 años, lleva a los turistas a observar hipopótamos en canoa por el Magdalena, el río más largo de Colombia.

Cuando nota que los hipopótamos están molestos, mantiene a su grupo a una distancia mínima de 30 metros.

«Los vemos muy a menudo… convivimos en paz con ellos», insistió.

Sin embargo, Díaz cree que la población de hipopótamos debe controlarse mediante castraciones y dispositivos anticonceptivos.

El organismo ambiental local ha probado ambos, pero Echeverri afirma que eran «caros e ineficaces».

Echeverri dice que matarlos «sin dolor, de una manera técnicamente correcta, tampoco es fácil» ya que implicaría capturarlos y sedarlos primero.

En un intento por salvar a los hipopótamos, el estado de Antioquia, donde se encuentra Doradal, anunció un plan para transportar 70 hipopótamos a santuarios salvajes en México e India.

El plan, que según los expertos costaría unos 3,5 millones de dólares, solo necesita la aprobación de las autoridades nacionales de los tres países.

Echeverri cree que este proyecto es «posible y necesario» dado que ya lideró un proyecto para capturar siete hipopótamos y enviarlos a zoológicos dentro de Colombia.

Los agricultores se quejan de los daños a sus cultivos, pero los lugareños se han encariñado con los animales.

“No se los lleve a todos. Ya se ha convertido en nuestra cultura vivir con ellos y es genial tener a esta población con nosotros”, dijo Arango, con un ojo en las pupilas.

.

Puede interesarte

Selección Colombia: análisis de la convocatoria de Néstor Lorenzo – Fútbol Internacional – Deportes

Néstor Lorenzo Sacudió su tablero y convocó a ocho nuevos jugadores respecto a la convocatoria …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *