Inicio / Colombia / Mi Comida Latina: Una guía dibujada a mano de las cocinas latinas

Mi Comida Latina: Una guía dibujada a mano de las cocinas latinas

Hojee las páginas de Mi Comida Latina y caerá rápidamente bajo su hechizo. Las páginas de este libro de cocina atraen con vibrantes ilustraciones en acuarela y recetas escritas con el tipo de letra delicada que nos hace lamentar que la caligrafía sea un arte en extinción. El resultado final combina el encanto de un libro infantil, la promesa de una sabrosa comida y la intimidad de un diario.

Lo cual tiene sentido, porque el libro se inspira en los cuadernos de dibujo que la autora e ilustradora Marcella Kriebel guardó a partir de 2004, cuando realizó el primero de sus muchos viajes a países latinoamericanos. Empezó a ir para mejorar su español, pero siguió volviendo después de enamorarse de las culturas que encontró. Y para ella, la comida se convirtió en una forma importante de conectar con esas culturas. Mientras observaba a los cocineros de su familia preparar las comidas en sus casas, anotaba notas e ilustraciones.

«Una vez que llegué allí, me sentí increíblemente inspirada por la calidez de la gente… y la vitalidad de las culturas [que] se puede encontrar en muchas cosas diferentes: las imágenes y los olores y la propia cocina», dice.

Esos diarios podrían haber seguido siendo privados si Kriebel no hubiera perdido su trabajo como técnica de instalación de arte en un museo de D.C. en 2012. Eso le sirvió de catalizador para transformar sus notas de viaje en un libro de cocina, publicado el año pasado.

Las páginas de Mi Comida Latina documentan recetas de sus viajes por gran parte de América Latina, incluyendo Ecuador, Perú, Colombia, Puerto Rico y México, por nombrar algunos, junto con recetas de familiares y amigos en Estados Unidos. Kriebel -que no es latinoamericana- espera que los lectores que cojan el libro vean la comida como ella: como una invitación a explorar el mundo.

Hace poco hablé con Kriebel. A continuación, los aspectos más destacados de nuestra conversación, editados para que sean más extensos y claros.

¿Cuál es el recuerdo más vívido de sus viajes relacionado con la comida?

Bueno, hay uno que me recuerda cada vez que corto una cebolla. Uno de mis padres anfitriones en Quito (Ecuador), que se llamaba Marco Fiallo, me enseñó una forma eficaz de cortar una cebolla, y es una habilidad que utilizo siempre. Así que el recuerdo es que, ya sabes, no estaba cortando una cebolla correctamente, o eso me dijo, así que me quitó el cuchillo de la mano y me mostró esta secuencia de pasos. Y fue una especie de momento mágico, ese momento de «¡Ajá! Esto es lo fácil que puede ser». Ese recuerdo en particular es algo realmente importante para mí, porque es una habilidad que uso [prácticamente] todos los días.

¿Tienes alguna receta favorita del libro?

Todas son mis recetas favoritas porque están en el libro. … Todas son cosas que hago aquí regularmente. Pero una cosa en particular que creo que es bastante distintiva y es realmente colorida y hermosa es el llapingacho. Se trata de una tortita de patata [ecuatoriana] que se fríe, con queso en el centro y que se derrite, y que se sirve con un huevo frito encima con una ensalada de remolacha marinada, salsa picante y aguacate. También se suele acompañar de una salchicha.

¿Por qué se decidió hacer todas las letras e ilustraciones a mano? Imagino que fue un trabajo muy intenso.

Creo que es porque empezó como un proyecto de diario. Creo que es bastante acertado decir que es realmente una versión refinada de esta experiencia de diario de bocetos. Quería mantener ese nivel de autenticidad y el punto de vista en primera persona. Pero, como puedes imaginar, fue una tarea increíble escribir a mano un libro entero, y la edición fue realmente una tarea meticulosa. Es decir, es un proyecto artístico y un libro de cocina a partes iguales. Como persona que es ante todo un artista, y alguien a quien le encanta cocinar y compartir recetas, es realmente algo muy especial para mí compartirlo con el mundo.

¿Qué quiere que los lectores se lleven del libro?

Quiero que se inspiren para viajar y probar nuevas comidas. Espero que la gente se dé cuenta de que la cocina latinoamericana no es tan absoluta en cuanto a las porciones de sal y especias. Así que quiero inspirar a la gente para que se meta en la cocina y experimente y pruebe cosas nuevas. Hay todo un mundo ahí fuera, y es emocionante que la comida pueda ser una especie de motivación para experimentar el mundo y aprender sobre la gente. La comida es una lente para experimentar la cultura.

¿Hay algún otro proyecto a largo plazo en el que esté trabajando?

Acabo de firmar un contrato para hacer otro libro, y ahora estoy investigando mucho. Voy a hacer un libro sobre Cuba. Nunca he estado en Cuba y voy a ir en marzo. En realidad va a ser una colaboración entre María González y yo. Ella es una cubano-americana que va a hacer la redacción técnica de todos los platos característicos de Cuba. Así que todavía será a través de mi lente, pero estoy emocionado de traer a María para iluminar todos estos platos clásicos cubanos. Estará muy ilustrado, con acuarelas y todo sobre Cuba.

Puede interesarte

Colombia intenta una rebaja fiscal para atraer a los turistas extranjeros

En abril, el gobierno colombiano aprobó un nuevo decreto que elimina el impuesto sobre el …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.