Razones para visitar Colombia

A Colombia le cuesta desprenderse de su imagen de chico malo, lo cual es comprensible, ya que lleva años en conflicto con las guerrillas. Sin embargo, con la firma de un acuerdo con las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) el pasado mes de septiembre, la paz nunca ha estado tan cerca. Por este logro, el Presidente Juan Manuel Santos recibió el Premio Nobel de la Paz de 2016. Por otro lado, el turismo en Colombia está en alza desde hace bastantes años, lo que lo convierte en un país atractivo para los viajeros: hay suficientes infraestructuras e información (turística) que facilitan los desplazamientos, al tiempo que el país sigue abundando en destinos y actividades fuera de lo común.

En Colombia, no se limitará a saborear una taza de café, sino que verá dónde se hace. Podrá aprender a bailar salsa en Cali o admirar a los grafiteros en Bogotá. Y los aficionados al arte, no olviden ver las esculturas de Botero en Medellín. Cuando necesite un poco de tranquilidad, puede quedarse en uno de los muchos e idílicos pueblitos andinos como Villa de Leyva, Jardín o Jericó. Sea receptivo con la gente local y se sorprenderá de la hospitalidad de los colombianos.

Una nota de precaución: Esto no significa que debas viajar a cualquier lugar fuera de las zonas turísticas conocidas como Bogotá, Cartagena, Medellín y Salento. Consulte con las autoridades locales siempre que quiera viajar fuera de los caminos trillados.

Grafitis

Bogotá ofrece una amplia gama de restaurantes, cafés y museos (no se pierda el Museo del Oro en el Parque Santander). Pero la ciudad destaca por un aspecto particular: su escena de grafitis. Al contrario que en casi cualquier otro país del mundo, aquí se ha legalizado esta forma de arte. En lugar de crear dibujos rápidos, burdos y apresurados pintados en las horas más oscuras de la noche, en Bogotá los grafiteros pueden trabajar tranquilamente durante el día: la policía vendrá a admirar la escena en lugar de echarlos. Muchos de los proyectos de grafitis son pagados por el gobierno o son encargados por los propietarios de los edificios.

Un recorrido gratuito de dos horas le lleva a lo largo de decenas de obras de arte en El Parque de Los Periodistas. El guía te da una visión de esta cultura, explicando las diferencias en los estilos de grafiti, los materiales con los que trabajan los artistas y cómo reconocer las firmas de grafiteros de renombre.

Catedral de la Sal de Zipaquirá

Lo que comenzó en la década de 1930 como una capilla subterránea y un altar para que los mineros de la sal rezaran y honraran a su Virgen, se ha convertido en una gigantesca catedral situada a 656 pies bajo tierra. En la época precolombina, los indígenas extraían sal en la zona, pero la colonización trajo consigo la comercialización y en el siglo XIX las minas se convirtieron en un sistema de túneles para optimizar los beneficios.

Hoy en día se puede recorrer parte de los túneles que ya no se explotan y la catedral (en la foto de arriba). No se necesita un guía, pero hay que evitar los domingos, ya que están excepcionalmente concurridos.

Si le interesa el proceso de extracción de sal, visite la cercana mina de sal de Nemocon. Las visitas son obligatorias y permiten conocer la historia y el proceso de extracción de la sal.

Ambas minas pueden visitarse en una excursión de un día desde Bogotá.

Pijao

Inspirada en el movimiento de la comida lenta, Cittaslow es una organización italiana que aspira a aumentar la calidad de vida en las ciudades de todo el mundo. La ciudad de Pijao es la primera Cittaslow de América Latina, y al llegar es fácil ver por qué. La pequeña y colorida ciudad se centra en una relajada plaza rodeada de cafés y casas tradicionales construidas con barreque (bambú cortado longitudinalmente y relleno de adobe). Pijao invita a quedarse, a deambular por sus calles, a jugar al ajedrez en su cafetería al aire libre en la plaza y a compartir una taza de café con los lugareños.

Uno de los elementos clave del estatus Cittaslow de Pijao es el fomento del turismo sostenible. Consulte las nuevas iniciativas locales, como el ciclismo de montaña y la observación de aves, o planifique su visita en septiembre, cuando Pijao acoja el segundo Festival de Sabores, Sonidos y Saberes de Colombia.

El Eje Cafetero

En el Eje Cafetero es inevitable visitar al menos una plantación de café, y Salento es la ciudad cafetera más famosa y turística de Colombia. Para los que prefieren un poco de intimidad con su café, visite las agradables ciudades coloniales de Jardín y Cuidad de Bolívar.

Apúntese a una visita a una plantación de café o siéntese en la sombreada plaza de la ciudad y saboree una taza de café (que no debe confundirse con el tinto, que es un café débil y barato que suele comprarse a los vendedores de la calle). La región cafetera de Colombia está inscrita en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Sitios del Patrimonio Mundial

Hablando de Patrimonio de la Humanidad, Colombia cuenta con varios de ellos. Entre ellos se encuentran sitios históricos como el Parque Arqueológico de San Agustín (en la foto de arriba) y el Parque Arqueológico de Tierradentro, ambos muy visitados. Por otro lado, la excursión de varios días a la Ciudad Perdida, en el norte de Colombia, es todavía una opción desconocida, algo que seguramente cambiará a medida que aumente el número de visitantes a Colombia. Así que si te gusta el senderismo y visitar sitios históricos en relativa soledad, este es tu viaje para 2017.

Mocoa

Vaya a la costa norte para la playa, visite Tatacoa para un poco de desierto, conduzca a través de la región cafetera para obtener su cuota de montañas (y cafeína), y añada Mocoa a su lista para una agradable caminata por la selva amazónica.

La zona de Mocoa, situada en el extremo sur del país y durante años fuera del mapa debido a la presencia de las FARC, se ha abierto y se espera que siga haciéndolo, especialmente ahora que se ha firmado un acuerdo con las FARC que allana el camino hacia la paz. Este es un lugar para explorar fuera de las rutas habituales. Se puede disfrutar de una selva exuberante, cascadas y monos simpáticos como el tamarino. No hay que aventurarse por libre, ya que algunas zonas están infestadas de minas terrestres.

La reciente apertura de la región del Putumayo facilita también el acceso a la frontera de San Miguel, hasta ahora poco utilizada por los extranjeros, que permite adentrarse en la cuenca amazónica de Ecuador.

Caño Cristales

Otra región que se está abriendo es el Parque Nacional Natural Sierra de La Macarena. Aquí, entre septiembre y noviembre, el río Caño Cristales corre en una combinación de tonos en rojo, azul, verde, amarillo y naranja. Antes había que visitar la zona con un guía, pero ahora se puede viajar hasta aquí de forma independiente. Se puede llegar en avión o, para los más aventureros, por tierra en moto o en coche (en este último caso, hay que comprobar con las autoridades locales si la carretera por San Vicente del Caguán es realmente segura).

Puede interesarte

Fernando Diniz comenta sobre los elogios de Jhon Arias a los psicólogos del Fluminense

(Foto: Lucas Merçon – FFC) Fluminense fue campeón de la Copa Libertadores la semana pasada …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *